domingo, 31 de agosto de 2014

Gigantismo curricular

La Orden de currículo para educación primaria recientemente aprobada en Aragón (Orden de 16 de junio de 2014) con sus 957 páginas riza el rizo rizado por las anteriores. Incorpora un nuevo elemento curricular llamado estándares de aprendizaje que son el alfa y omega de toda la programación. El estándar es lo que tienen que saber los alumnos, lo que tiene que enseñar el profesor, lo que tiene que evaluar el profesor, lo que mide el grado de consecución de las competencias del alumno...Nuestra comunidad los ha desglosado por cursos y además ha subrayado los llamados imprescindibles para 3º y 6º.

La figura de estándar imprescindibles es “made in Aragón” como la fregona, pero creo que suscitará bastantes mas problemas para comprender la función. Dedicaré una entrada a este asunto digno de estudio.

Desde mi punto de vista este modelo curricular sobredimensionado no soluciona ninguno de los problemas que acucian la educación española en general y la aragonesa en particular. El currículo de primaria se ha expandido cuan mancha de aceite que pringa todo, como si pudiera ser ilimitado o infinito.

Las Administraciones fijan el primer nivel de concreción curricular (no olvidemos que hay varios niveles después, que lo deberían poder concretar) se supone que lo lógico hubiese sido que aparezca únicamente lo imprescindible. Los colegios y profesores/as intentarán que los alumnos aprendan siempre, (concretarán ese currículo) cuanto más mejor, no conozco ningún centro que no intente que sus alumnos/as salgan formados lo mejor posible.

Cuando hablo de un currículo de imprescindibles, no hablo de estándares imprescindibles, hablo de aquellos aprendizajes que se podrían considerar necesarios para la formación de una persona y para que esa persona desarrolle una vida plena. Vamos a intentar definir algún elemento imprescindible en un momento. Cerremos los ojos un minuto y pensemos en algún aprendizaje que consideremos fundamental para todo alumno/a en su desarrollo como persona y ciudadano del siglo XXI tras pasar por su educación básica (Infantil, Primaria y ESO).

En un ejercicio de telepatía supina voy a adivinar el pensamiento.Seguro que todos habéis pensado algo parecido a esto: “Define demografía, comprende los principales conceptos demográficos y los calcula a partir de los datos de población (…).” Tachaaaaaan!! En Aragón, entre otros disparates situamos estándares como este entre los imprescindibles en 6º de primaria, eso que todo el mundo tiene que saber para ser un Europeo competente y de provecho. El problema no es que esté, el problema es que se encuentra al mismo nivel que saber leer y escribir, por poner un ejemplo. 

La Orden del currículo al igual que el RD de mínimos (RD 126/2014) presenta carencias imperdonables en estos tiempos, con la experiencia y cultura pedagógica a nuestras espaldas y con el acceso que hay a la  información de otros países de nuestro entorno con mejor respuesta a las necesidades educativas de su sociedad. Considera igual de necesarios todos los aprendizajes y elimina los niveles de concreción curricular. Sorprendente que los que diseñan esas cosas piensen que la mejora educativa pasa porque algunas personas en Madrid o en Zaragoza le digan a los docentes y a los alumnos exactamente lo que tienen que enseñar y aprender y que presupone que el docente no sabe hacer su trabajo y que el niño esta vacío y hay que llenarlo de contenidos (ahora estándares), algo que incluso la neurociencia hace años que desterró. 

Para los menos puestos en el tema una aclaración que quizá ayude a comprender lo que quiero decir. Imaginemos un bombero o un médico al que desde un estamento externo alguien le programa exactamente qué tipología de incendios apagará  o que pacientes tratará y cómo lo van a hacer. Dan igual las características del incendio o paciente, si tiene otras enfermedades, etc, no se atiende al contexto particular. ¿se imagina las consecuencias?. Esto es precisamente lo que ocurre con la educación y la llegada de un currículo centralizado y estandarizado, homogéneo para todos/as, teniendo en cuenta además que si hay una característica en la sociedad actual que predomine sobre las demás es la diversidad.

La experiencia de muchos docentes en este sentido y la mía propia demuestra que cuando el alumno/a es participe en la toma de decisiones de su proceso educativo, guiado por un docente, el nivel de exigencia de su curiosidad supera con creces la estandarización programada por más de 900 páginas que tenga. Someter a docentes y alumnos a este currículo va a imposibilitar el espacio en el tiempo finito lectivo para demostrar mi afirmación anterior, pero la experiencia existe, es real. 

Bajo mi punto de vista es un error garrafal hacer un currículo tan extenso que se ha intentado subsanar con otro error mayúsculo de concepto, la inclusión de unos imprescindibles dentro de un currículo ya obligatorio en su totalidad. Los imprescindibles son para aprobar, nos dicen, pero si son para aprobar, ¿quiere decir que todos los demás estándares son para sacar nota? por lo tanto no serán obligatorios puesto que hay alumnado que no podrá llegar a adquirirlo o sacar nota y si no es obligatorio, ¿por qué aparece en un currículo obligatorio?

No alcanzo a comprender donde reside la dificultad en listar aquello que se puede considerar básico, lo indispensable en sus múltiples acepciones y elementos, ya sean objetivos, contenidos, actitudes…, de ese listado, elegir lo básico de verdad, aquello que no podemos permitir que ningún alumno/a no alcance. Lo demás, nunca puede tener el mismo estatus y entidad que lo básico. Además hay que atender a todos los niveles curriculares, no sólo lo básico, pero de eso se encargarán los distintos niveles de concreción curricular (el centro y el profesor) que son los que conocen al alumno y su contexto . Por poner un ejemplo, en Finlandia el 10% del currículo es centralizado, el 90% lo pone cada municipio y no les va tan mal, las leyes educativas duran 30 años y el currículo se modifica cada 10. Cuando hablamos de un currículo común, centralizado, este bajo mi punto de vista debería aclarar plasmar qué es lo imprescindible redactado de forma competencial y vale. Desde luego que saber definir atmosfera o demografía no estaría entre ellos. Tendremos paciencia y a esperar unos años más al cambio necesario en nuestras escuelas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada